Las Catacumbas

Las catacumbas han cautivado siempre la imaginación del público, pues se pensaba que habían servido de refugio a los cristianos durante las persecuciones de los primeros siglos. Sobre ellas han surgido además algunas leyendas: gente que se perdía en sus galerías y desaparecía para siempre... Lo cierto es que hay cientos de km excavados, pero nunca se utilizaron como lugares de escondite y habitación, aunque así haya quedado en el imaginario popular. Las catacumbas eran simplemente cementerios subterráneos (en su gran mayoría cristianos, pero no solo) cuya historia es, a grandes rasgos, la siguiente:

  • Explicación del fenómeno. Desde tiempos remotos, la ley romana prohibía enterrar a los muertos dentro de la ciudad. Las necrópolis se situaban por ello fuera de los muros de la urbe, a lo largo de las principales vías consulares que salían de Roma, y ahí es donde se encuentran hoy las catacumbas.

    Los romanos solían incinerar los cadáveres, pero judíos y cristianos preferían la inhumación. Por eso, pronto se vieron faltos de espacio y comenzaron a excavar galerías subterráneas en la dócil roca de tufo del subsuelo de Roma, partiendo del pequeño terreno de la necrópolis de superficie.

  • Desarrollo. Las catacumbas surgieron en la primera mitad del siglo II d.C., crecieron enormemente en el siglo III por la gran devoción a las reliquias de los mártires, y alcanzaron su máximo desarrollo en el siglo IV, cuando terminaron las persecuciones contra la Iglesia. Se ramificaron tanto que las distintas redes llegaron a conectarse entre sí, formando extensos entramados de túneles, con respiraderos, lucernarios y pequeños espacios dedicados al culto.
  • Abandono y olvido. A partir del siglo V, la Iglesia volvió a enterrar exclusivamente en superficie. Con las invasiones de los bárbaros, las reliquias de los mártires fueron trasladadas a las iglesias de la ciudad para evitar profanaciones, y las catacumbas quedaron definitivamente abandonadas. Durante la Edad Media cayeron en el olvido y su rastro se perdió hasta el siglo XVII.
  • Descubrimiento. En el siglo XIX comenzó su exploración sistemática por parte del arqueólogo Juan Bautista de Rossi, que descubrió las catacumbas de San Calixto. Actualmente se conocen más de 60 catacumbas, con cientos de kilómetros de galerías y docenas de miles de tumbas, pero aún siguen quedando muchas por descubrir.
Catacumbas de Roma

Precisamente por haber sido ignoradas durante siglos, las catacumbas son hoy un testimonio intacto de la Antigüedad. Su valor es incalculable para los estudiosos, por el gran número de inscripciones, frescos y esculturas que contienen.

La visita a las catacumbas es una experiencia fascinante, pero su interés depende mucho del guía que os toque, ya que obviamente no se puede entrar por cuenta propia en estos complejos laberintos subterráneos.

Las catacumbas más interesantes están divididas en dos grupos. Las que se encuentran en la Via Appia:

  • Las de San Calixto
  • Las de San Sebastián
  • Las de Domitila

Las que se encuentran en el otro extremo de la ciudad, al Norte:

  • Las de Santa Inés, junto a la basílica del mismo nombre
  • Las de Santa Priscila (en la Via Salaria, a 20 min. de las otras)

Información práctica

Debes tener en cuenta que cada catacumba cierra un día distinto de la semana y un mes diferente del año. Pero los precios y los horarios de apertura son comunes a todas ellas:

Horario Catacumbas

  • San Calixto, Domitilia y Priscila: 9-12 y 14-17
  • San Sebastián: 10-16,30

Días de cierre específicos de cada una de ellas:

  • San Calixto cierra: miércoles. Cierre anual: 23 enero a 19 feb. 2020
  • San Sebastián cierra: domingos. Cierre anual: diciembre
  • Domitila cierra: martes. Cierre anual: mediados de dic. a mediados de enero.

Todas ellas cierran también el 1 enero, 25 diciembre, y algunas el domingo de Resurrección.

Precio entradas

  • Entrada normal: 8,00 €
  • Entrada reducida: 5,00 €

Entrada REDUCIDA para:

  • Niños de 7 a 15 años
  • Grupos de estudiantes no universitarios, con documento del centro docente
  • Estudiantes de Arquitectura, Arqueología, Historia del Arte, Conservación de patrimonio cultural... de hasta 25 años.
  • Sacerdotes y religiosos, seminaristas...

Entrada GRATUITA para:

  • Niños de 0-6 años
  • Personas con discapacidad superior al 74% y su acompañante

Tiempo aproximado de visita

30-40 minutos

Información práctica general sobre todas ellas en la web oficial del Vaticano

Cómo llegar a la Via Appia Antica

El área de la Via Appia es algo complicada. En este mapa tienes señaladas las entradas a las catacumbas y los autobuses que llevan a ellas. Para visualizar la ruta completa de los autobuses y la frecuencia de paso puedes utilizar el buscador de líneas de ATAC. En nuestro apartado de autobuses te explicamos cómo funciona.

Mapa de situación - catacumbas de la Via Appia
Mapa de situación - catacumbas de la Via Appia - detalle

Dónde coger los autobuses

  • Línea 118: se puede coger en la estación "Colosseo" (Metro B)
  • Línea 218: se puede coger en la Plaza de San Juan de Letrán (junto a la puerta de la muralla). Si vas en metro, estación "San Giovanni" (Metro A)
  • Línea 716: se puede coger en la parada del Teatro de Marcello (cerca de la Plaza Venecia) o en la estación "Piramide" (Metro B)

1. Catacumbas de San Calixto

Cierran:
- Todos los miércoles
- Cierre anual: 23 enero - 19 de feb.
- 25 dic., 1 enero y domingo de Resurrección.

Catacumbas de San Calixto - Cripta de los Papas

Giovanni Battista De Rossi, descubridor de las Catacumbas de San Calixto, cuenta en sus memorias cómo convenció a Pío IX para visitar las excavaciones. Cuando llegaron a la Cripta de los Papas, en mayo de 1854, De Rossi explicó al papa las distintas inscripciones y le mostró la lápida que San Dámaso había hecho colocar allí en el siglo IV, con los nombres de todos los Papas sepultados en ese lugar. Fue entonces cuando Pío IX tomó conciencia de dónde se encontraba. Con los ojos llorosos por la emoción, se arrodilló y estuvo un rato absorto en oración. Era la primera vez, después de mil años, que un Papa volvía a poner los pies en las catacumbas.

Además de la Cripta de los Papas, las Catacumbas de San Calixto contienen la famosa Cripta de Santa Cecilia, donde se conserva una copia de la impactante escultura de Maderno (la estatua original y las reliquias de la santa están en la iglesia de Santa Cecilia in Trastevere).

Cómo llegar

Las Catacumbas de San Calixto están dentro de un gran recinto murado, con varias entradas y salidas posibles. Mira el mapa superior, donde se señalan las paradas de autobús.

Algunas normas durante la visita

  • La visita se realiza siempre en grupo de un máximo de 35 personas.
  • La temperatura en la catacumba es de unos 16° C y la humedad es alta. Se recomienda ir abrigado.
  • Se recomienda no realizar la visita a quienes tienen problemas serios para caminar. Hay abundantes escalones irregulares, y no hay posibilidad de sentarse durante el recorrido.
  • Tampoco es recomendable para quien padece claustrofobia.
  • Está prohibido tocar las obras expuestas y llevarse cualquier material.
  • Está prohibido realizar fotografías y tomas de video.
  • No se pueden introducir animales y material voluminoso.

Puedes ver el reglamento completo en: regolamento

Más información

  • Web oficial: www.catacombe.roma.it
    La web ofrece también buena información sobre el fenómeno catacumbario.
  • Si quieres realizar una reserva para un grupo numeroso, o solicitar celebrar misa en la catacumba, debes rellenar el cuestionario de la web: ver cuestionario

2. Catacumbas de San Sebastián

Cerradas:
- El mes de diciembre
- 25 de diciembre y 1 de enero

Barranco junto a la basílica de San Sebastian

Son de las pocas catacumbas que nunca quedaron ignoradas. De ellas proviene el nombre “catacumba”. En este lugar existía desde el siglo I una gran oquedad, pues se utilizaba como cantera para la extracción de pozzolana (ver imagen), un mineral utilizado en la elaboración de cemento. Por eso, el lugar se denominaba "ad catacumbas", que significa junto a la depresión. El toponímico catacumba se extendió luego al resto de cementerios subterráneos que se fueron descubriendo.

El mártir más famoso sepultado en estas catacumbas es San Sebastián, a quien está dedicada la basílica de ingreso al área subterránea. Pero en ellas se venera además la memoria de los apóstoles Pedro y Pablo, pues parece que en algún momento de la historia sus reliquias se trasladaron a este cementerio, quizás durante la construcción de sus respectivas basílicas.

Cómo llegar a las Catacumbas de San Sebastián

La entrada a las catacumbas se realiza por la Basílica de San Sebastián: ver mapa más arriba, con las paradas de autobús.

Además de las líneas de autobús 118 y 218 que ahí se señalan, también está la línea 660, que para en la Via Appia Antica (fuera del área del mapa), cerca de la Tumba de Cecilia Metela. Desde ahí hay 900 metros hasta la basílica de San Sebastián, andando en dirección a Roma.

Más información

  • www.catacombe.org. El sitio web ofrece información práctica en castellano (precio entradas, horarios...) y buena información, sólo en italiano, sobre las catacumbas en general y sobre las de San Sebastián en particular.
  • Si quieres reservar para un grupo numeroso, o solicitar celebrar misa dentro de las catacumbas (máx. de 20 personas), debes escribir a: info@catacombe.org

3. Catacumbas de Domitilia

Cerradas:
- Los martes
- De mediados de diciembre a mediados de enero
- 1 de enero y 25 de diciembre.

Catacumbas de Domitila - basílica

Son las catacumbas más extensas de Roma. Surgen a partir de la propiedad de Flavia Domitila, una noble romana emparentada con el emperador Domiciano (final del siglo I), desterrada por él a una isla hasta su muerte por su condición de cristiana.

Uno de los puntos más impresionantes de la visita es la basílica semi-subterránea de los mártires Nereo y Aquileo, construida en el siglo IV.

CÓMO LLEGAR: las catacumbas se encuentran junto a la antigua Via Ardeatina, en la Via delle Sette Chiese. Autobuses 218 o 716 (ver mapa)

Más información

Monumentos cercanos

  • Vía Apia:  junto a las Catacumbas de San Calixto y San Sebastián se encuentra la zona monumental de la Via Appia Antica, que comienza a cinco minutos de la Basílica de San Sebastián.

    La Vía Apia fue una de las más primeras y importantes calzadas de la antigua Roma. Salía de Roma por el Sur, y conectaba con Brindisi, el principal puerto del Adriático. Hoy es el testimonio más elocuente de lo que fueron las grandes calzadas romanas.

    Recorrer la Vía Apia es uno de los paseos más agradables de Roma: el enlosado de la calzada, las ruinas esparcidas por doquier y los característicos pinos le dan un aire verdaderamente mágico.

    Sugerencia: si vas a las Catacumbas, puedes aprovechar para recorrer la Vía Apia al atardecer, a la salida de las Catacumbas, o bien al mediodía, a la hora de comer, aprovechando que las Catacumbas cierran de 12 a 2.

    Via Apia en dibujo siglo XIX

    La Via Apia en una imagen del siglo XIX (John Linton Champan)

moto

Acceso rápido a todos los monumentos