Fontana di Trevi

La Fontana di Trevi es la fuente más monumental de Roma y una de las más hermosas del mundo. La historia de esta fuente se remonta a los tiempos del emperador Augusto. Según la leyenda, fue una misteriosa doncella la que indicó al general Agripa el emplazamiento del manantial, en las afueras de Roma. Para traer el agua a la ciudad, Agripa construyó un acueducto (terminado el año 19 a.C.), que en honor de la doncella se llamó Acqua Virgo.

La monumental fuente que hoy admiramos fue construida en el siglo XVIII por un hombre casi desconocido, llamado Nicola Salvi, que sorprendió a todos con este diseño asombroso. Los trabajos para su construcción se prolongaron durante 30 años y acabaron arruinando la escasa salud de Salvi, que murió sin poder acometer otros proyectos y sin ver terminada su hermosa fontana.

Fontana di Trevi

Una de las características destacadas de la Fontana di Trevi es el contraste entre la monumentalidad de la fuente y la estrechez de la plaza en que se encuentra: tan escondida entre callejuelas que cuesta trabajo encontrarla. Se pretende suscitar la sorpresa del turista, que queda fuertemente impresionado cuando se topa de bruces con la fuente.

La visita a la Fontana

Nadie debería marcharse de Roma sin ver la Fontana de Trevi. Las gradas que descienden hasta el estanque suelen estar siempre llenas de turistas, que permanecen un buen rato contemplando el espectáculo diseñado por Salvi: un canto al agua y a la vida, que transmite su optimismo a todos los que lo visitan.

No es casualidad que sea aquí donde surgió la costumbre de arrojar una moneda al estanque para asegurar el retorno a la Ciudad Eterna. Todos saben que el rito carece de fundamento, pero ¿cuántos son capaces de resistirse?

La visita te llevará el tiempo que quieras dedicarle: desde 5 minutos a media hora. Te recomendamos que pases por allí al menos un par de veces: una de día, con el monumento lleno de gente, y otra por la noche: el monumento se encuentra muy bien iluminado y podrás contemplarlo con más calma.

Fontana di Trevi - detalle esculturas

Imagen contigua: uno de los caballos alados que tiran del carro del dios Océano. El tritón que lo conduce hace sonar la caracola para abrir paso al Señor de las aguas.

Visitas guiadas

Nuestra audioguia de Roma, Tutta Roma, realiza la explicación de la Fontana en 15 minutos, en una pista que hemos cuidado con especial esmero. Explica la historia de la fuente desde la Antigüedad hasta nuestros días, y el rico significado de todas las figuras ideadas por Salvi.

Monumentos cercanos

  • Palacio del Quirinal. El Quirinal es una de las siete colinas de Roma. Los Papas escogieron la parte alta de esta colina para construir su residencia de verano, por su posición bien ventilada. Los trabajos comenzaron a finales del siglo XVI y se prolongaron durante siglo y medio.

    En 1870, cuando los Papas perdieron los Estados Pontificios y Roma se constituyó en capital de Italia, el edificio se convirtió en Palacio Real de la Casa de Savoya. Actualmente es la residencia oficial del Presidente de la República (Sergio Mattarella desde 2015).

    Desde la terraza que hay junto al palacio se obtienen unas magníficas vistas de Roma, especialmente agradables al atardecer, con la caída del sol sobre la cúpula de San Pedro.

    La ceremonia del cambio de guardia es muy vistosa. Desde octubre hasta el 2 de junio tiene lugar los domingos a las 16; del 3 de junio hasta finales de septiembre se realiza los domingos a las 18.

    Visita al Palacio:
    La reserva anticipada es obligatoria y debe realizarse al menos 5 días antes de la visita.
    Horario: 9.30-16.
    Cerrado los lunes, jueves y mes de agosto.
    Existen dos tipos de visitas: una más sencilla (sólo se paga la reserva: 1,50 €) y otra más completa (normal: 10 €, reducida 5 €).
    Tienes más información en la página oficial del Quirinale.

Mapa de la zona de la Fontana de Trevi

En el artículo sobre el Panteón tratamos: Columna de Marco Aurelio / San Ignacio
En Piazza di Spagna tratamos: Sant'Andrea delle Fratte / Fuente del Tritone / Palazzo Barberini

  • Sant’Andrea al Quirinale y San Carlo alle Quattro Fontane. Estas dos pequeñas iglesias fueron construidas en la misma época, junto al antiguo Palacio de los Papas. Su atractivo reside en que una fue diseñada por Bernini y otra por Borromini, los dos grandes genios del barroco romano, que eran enemigos personales. Ambas son diminutas y suelen estar poco concurridas, lo cual en Roma se agradece.

    Las dos iglesias se encuentran explicadas en breves pistas de menos de 10 minutos en nuestra audioguia de Roma.

    Sant’Andrea al Quirinale (Bernini) es llamada “la perla del barroco” por su finura y elegancia, y era una de las obras predilectas de su autor.

    Horario: martes a sábado: 8.30-12 y 14.30-18; domingos: 9-12 y 14.30-18, cerrado lunes.
    Durante las celebraciones no se puede visitar la iglesia. Misa de diario a las 18, domingos 10.30.

    San Carlo alle Quattro Fontane (Borromini) es un verdadero delirio de fantasía borrominiana. Esta iglesia es probablemente la mejor introducción a la obra de este genial arquitecto. Se puede visitar la iglesia, el claustro y la cripta.

    Horario: 10-13 y 15-18 (sábados y domingos sólo 10-13).
    En Julio y agosto sólo se abre por la mañana.
    Durante la celebraciones litúrgicas no se puede visitar la iglesia. Misas: laborables 19 y festivos 11.
    Los domingos la cripta no se puede visitar hasta las 12.